Una máquina excavadora es fundamental en la industria de la construcción, porque extrae, carga, descarga y transporta material procedente de un terreno natural, con el fin de dejar limpia un área, con el fin de que se concrete un proyecto de construcción.


En las tareas de construcción se usan dos distintos tipos de excavadoras, sobre ruedas y sobre cadenas u orugas, éstas últimas brindan una mayor estabilidad en terrenos de desniveles pronunciados.



Una excavadora tiene los siguientes partes:


La corona: la excavadora puede girar sobre su propio eje a 360 grados, logrando un gran rango de alcance para excavar y desechar los escombros en otro lugar, depositándolo en camiones, sin moverse del lugar.



La cabina: tiene visión totalmente panorámica para que le operador manipule con comodidad y buena visión la máquina excavadora. Posicionada encima de la corona, también cuenta con asiento confortable y algunos modelos tienen cabina cerrada, a prueba de ruido y hasta aire acondicionado.


 

El aguilón:  este componente es la base del brazo mecánico, el aguilón se encuentra a 2 cilindros del sistema hidráulico que provee la potencia para hacer excavaciones pesadas. Se mueve como una muñeca y un codo, similar al brazo humano.


 

El motor: se compone de un motor diésel y motor hidráulico.


 

Soportes:  cuenta con pequeños soportes, los cuales se incrustan en el suelo, lo que permite que se desplace la fuerza opuesta de la excavación.

 

Si necesitas máquinas excavadoras, contáctanos, en Grupo Luximia estamos para servirte.